Veintisiete flores: Nunca es tarde para encontrar la magia interna

Hello, World. (Haciendo un poco de alegoría a Jobs).
Este será el post que veré dentro de unos años y recordaré como el comienzo oficial de un recorrido que llevo tiempo haciendo dentro de mi cabeza, así como también en mi alma.

Se podría decir que todo comenzó cuando cumplí 27 años, (y para no hacerlo tan trágico preferí titularlo como “veintisiete flores” porque a mí también me pega la edad), pero en realidad no fue ese el momento del clic, el cambio en mí venía gestándose hace meses y en ese periodo se afianzó. Recuerdo sentir cómo mi cuerpo me avisaba que había algo en mí que estaba mal. Comencé a enfermarme una, dos, tres veces y a la cuarta prácticamente percibí algo en mi ser pidiendo por favor que le prestara atención. Chequeos y análisis que daban bien, todo en orden, entonces ¿Por qué me enfermaba? ¿Qué estaba tratando de decirme mi cuerpo? ¿Qué quería mostrarme?
La última vez sentí que realmente tenía que tomarme las cosas de otra forma.
Luego de días de mucha fiebre y sólo ingiriendo agua empecé a notar que la vida estaba pasando por al lado mío.
Es decir, me di cuenta que no estaba disfrutando nada de lo que me pasaba y era la primera vez que no podía ignorarlo.
Ahí comenzó mi proceso de transformación, empecé a ver que yo estaba viviendo bajo las reglas de alguien más, y que ya no podía soportarlo.

Para entender un poco lo que estoy contando, no puedo saltear el contarles quién soy y que hago. Soy Mimi, tengo 27 años (o flores), soy madre de una niña de seis años que me muestra sin que yo se lo pida en todo lo que me equivoco y todo lo que me molesta de mí.Soy empleada de una Mega Empresa argentina que tiene publicidad por todos lados y me di cuenta que mi vida es más que tipear para alguien durante todo el día para mañana completar el combo con el auto y el perro a costa de llegar deprimida a mi casa. Basta.

Hace semanas me dije “basta”, después de llorar durante varios días arrepintiéndome de malas decisiones quise empezar a hacer algo que de verdad me encendiera. Comencé a leer sobre gente que estaba creando su propio juego, estaba saliéndose de lo preestablecido para lograr armar su vida a su manera y estaba funcionando. Durante días busqué información de todos los blogs que pude, me suscribí a los nómadas digitales más conocidos y empecé a recibir sus mails, de repente mi programación mental empezó a cambiar y decidí jugar mi propio juego, a mi manera, con mi magia. Conectar y comunicar.

Siempre fui una chica de blogs, el primero lo creé alrededor del 2015 y mantuve el último hasta hace muy pocos meses, pero esta vez necesitaba hacer una transición importante y es por eso que comencé Girls with Magic para poder plasmar mi proceso de cambio hacia el descubrimiento de mi propia magia y para ayudar a quiénes se encuentran en búsqueda de la suya, compartiendo experiencias y conectando con otras chicas mágicas que ya están construyendo su propio camino creyendo aún mucho más en ellas mismas.

De ahora en adelante quiero compartir todas mis flores con ustedes y que se sientan libres de compartir las suyas conmigo, de hacerse y hacerme preguntas, y así apoyarnos más día a día para brillar con toda nuestra intensidad ya que para eso vinimos a este mundo.
Enfoquémonos en nosotras y conquistemos nuestra propia vida.-

_DSC0106