¿A qué llamamos magia?

“Nunca dirías que una persona es creativa si nunca ha hecho nada”

 

Durante gran parte de mi vida me dediqué a aprender cosas, entre ellas fotografía, un poco de historia del arte, decoración de uñas, crochet, costura, diseño, etc. Sin embargo aunque todas me gustan, no imagino mi vida entera dedicada a alguna de esas asignaturas. Es decir, me gustan y las disfruto, pero no me apasionan.

La idea de lanzar el blog nació a partir de mis ganas de comunicar y decirle a otras personas que se encuentran en un proceso de autodescubrimiento que todos somos capaces de crear nuestro propio camino. Quería compartir mi proceso de crecimiento con otras mujeres que se encuentran en la misma situación

Cuando algunos me animaban a escribir, me preguntaba una y otra vez, sobre qué escribir si sentía que nada de lo que redactaba tenía “valor”. Error.

Mi primer gran error era desvalorizar mi escritura creyendo que no podía hacerlo porque nunca me había capacitado para ello.
El segundo, en cambio, fue creer que yo no tengo nada interesante para contar, pero no me identificaba con lo que encontraba en la web, entonces si no hallaba una voz a la cual unirme, no me quedaba otra opción que levantar la propia.

Lo sorprendente para mí fue darme cuenta que a medida que contaba lo que me pasaba o hablaba del proyecto el feedback era súper positivo.

Entonces, me había dado cuenta que quizás no era tan mala idea escribir, ¿Pero qué?¿Un blog de moda? ¿De maternidad? No, seguir los patrones establecidos no estaba en mis planes.
Para mí es imposible separar todo lo que soy y las cosas que hago, porque todas ellas son las que hacen a mi versión más auténtica.
Siempre quise transmitir un mensaje, siempre quise ayudar desde algún lugar, y descubrí que mi lugar está acá, no tengo que esperar a que alguien me autorice para comenzar.
Quiero vivir este camino de transformación y poder personal, no quiero que nadie me lo cuente, ni emocionarme con las historias de los demás.
La única manera de andar el camino es ir haciéndolo paso a paso.

 

¿A dónde quiero llegar con esto? Siempre estamos dejando de lado cosas que nos gustan o que nos interesan porque tenemos miedo a equivocarnos, porque creemos que no somos lo suficientemente capaces, o porque la sociedad nos dice que si no estudiaste la carrera, mejor no escribas, porque hay otro que lo hace mejor o simplemente está preparado para hacerlo.
Tenemos el chip de lo que creemos que es bueno para nosotros, aunque no lo sea.

Lo cierto es que nadie puede contar mi historia mejor que yo.
Y créanme, nadie puede darle ese toque personal a lo que estamos gestando porque es lo que nos hace únicos.

Hay un momento en el que tenemos que ponernos a pensar hacia dónde estamos yendo y si ese camino que recorremos nos hace verdaderamente felices o simplemente estamos en automático perdiéndonos a nosotros mismos.

Encontrémonos y revisemos dentro nuestro, qué nos enciende, en qué somos buenas, qué podríamos pasar nuestra vida entera haciendo y nos llenaría de felicidad.

Apaguemos el ruido exterior y empecemos a conectarnos con lo que llevamos dentro, vayamos preguntándonos de a poco qué nos limita y por qué no podríamos cumplir nuestros sueños.
Cada día estoy más segura que si nos escuchamos a nosotros mismos podemos ir quitando miedos y limitaciones.
Como dice Ken Robinson, experto en el desarrollo del potencial humano (alguien de quién hablaré más adelante) en la frase con la que comienzo este post.
“Nunca dirías que una persona es creativa si nunca ha hecho nada”.

Para concluir, Magia, para mí, es lo que podemos hacer, aquello que nos apasiona y nos hace felices. Y a partir de eso elegir qué vida queremos, si la que nos mostraron que deberíamos tener o la que podemos crear.
Entonces, muchachas, la magia está dentro nuestro y la tenemos al alcance de nuestra mano. ¿Qué mejor que empezar hoy a descubrirla y tomar acción por lo que queremos lograr?

imagen: Tusimagenesde.com